Origen

Domesticación / Cronistas / Chaccu y Costumbres / Leyenda y Literatura

El origen de los camélidos se ubica en América del Norte hace unos 45 o 40 millones de años. Su antecedente más remoto son unos pequeños mamíferos de 30 centímetros de altura llamados Protylopus petersoni. Sus restos los podemos apreciar en las fotos de aquí abajo, las cuales pertenecen al Museo de Historia Natural de Yale.



De los cuatro tipos iniciales que conformaban la familia Camelidae, que fueron, Titanotylopus, Megatylopus, Paracamelus y Hemiauchenia, han sobrevivido los dos últimos, los que migraron, en el plioceno y pleistoceno, hacia Asia por el Estrecho de Bering y América del Sur, respectivamente. Ver el siguiente gráfico:

Lo que tenemos hoy es el resultado de un largo proceso de adaptación que ha significado transformaciones físicas y, ante la presencia de depredadores, el desplazamiento a zonas desérticas de África en el caso del camello y dromedario y a zonas montañosas de América para el caso de la Lama y Vicugna.

Los géneros Lama y Vicugna  constituyen los llamados camélidos sudamericanos con sus variedades silvestres guanaco y vicuña, y domésticas llama y alpaca. Estos animales se caracterizan por su versatilidad ecológica frente a condiciones ambientales límites y su importancia no poco paradójica radica en ser el sustento principal de la industria textil actual y de un sector tradicional marginado por su situación de pobreza.

DomesticaciónCronistasChaccuLeyendas y literatura.

    Subir ↑