Kamayoq alpaquero

Kamayoq es una palabra quechua usada por los Incas para designar a la persona conocedora del clima y su relación con la actividad agrícola. Persona respetada y constantemente consultada tanto por el Inca como por el productor.

A mediados de los noventa del siglo pasado, Soluciones Prácticas rescató esta palabra para gestionar escuelas donde se capacitan agricultores y ganaderos con la finalidad de que estos, a su vez, transmitan conocimiento a los demás criadores y productores. El Kamayoq, entonces, es en nuestros días un ciudadano activo que vive en la comunidad, con vínculos fuertes y positivos con la organización de la misma y que tiene capacidad para aprender nuevas técnicas y trasmitir conocimiento.

La capacitación del Kamayoq, quien cuenta el respaldo de la comunidad, dura ocho meses y comprende 27 sesiones. En este tiempo se facilita al Kamayoq el contacto con técnicos del Estado, ONG y empresas del sector constituyéndose un red que propicie el continuo intercambio de información. La formación, en pos de la certificación, combina los estándares de calidad del sector educativo como la cultura y realidad socioeconómica de la agricultura familiar campesina. A la fecha han sido capacitados por Soluciones Prácticas más de 300 Kamayoq en seis funciones clave: manejo y cuidado del ganado vacuno; alimentación; manejo reproductivo; sanidad animal; manejo de pastos y forrajes; capacitación y asistencia técnica.

El último año, Soluciones Practicas en La Paz, Bolivia, a través del proyecto Qutapiqiña, trabajó con comunidades manejadoras de vicuña en el rescate de saberes locales y aplicación de tecnologías idóneas para la gestión de praderas nativas. En el Perú, gracias al proyecto Paqocha, en Apurímac y Ayacucho, se formaron 68 extensionistas en la crianza de alpacas, sanidad animal, alimentación, mejoramiento genético y manejo de pastos  y recursos hídricos; 350 productores alpaqueros fueron capacitados en el manejo de pastizales y agua, 805 familias alpaqueras en sanidad, manejo genético y alimentación y 48 funcionarios y 60 autoridades locales en la elaboración de planes operativos anuales y herramientas de gestión municipal. Resultado de ello fueron la aprobación de 14 proyectos alpaqueros en Pro-Compite, el mejoramiento de machos reproductores y la selección de 313 alpacas hembras para el empadre controlado. También con el proyecto Alpacas Melgar, en Puno, se logró que los productores manejaran de manera organizada sus pasturas, incrementaran la calidad de sus alpacas reduciendo su vulnerabilidad al cambio climático, formaran sus capacidades para la inserción el mercado local y regional y proyectaran su experiencia a los organismos públicos nacionales.

El Kamayoq en el programa la Ventana Indiscreta:


Para más información, consulte nuestra biblioteca.

    Subir ↑