Vicuñas 01

El renacer de la vicuña y la fibra que teje el futuro

Prodigio. Pobladores de la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, con ayuda de Desco, repoblaron de camélidos este paraje natural. Con la comercialización de la mundialmente cotizada fibra de vicuña los lugareños no sólo han empezado a salir de la pobreza, además recuperaron su fe en el porvenir. Escribe: Elmer Mamani El estruendo de varios disparos sobresaltó a Pillones, un pueblo ubicado en las alturas del distrito de San Antonio de Chuca en la provincia de Caylloma. Tres cazadores furtivos, con rifles en mano, acechaban a las vicuñas, su valiosa presa. Inquietos los guardaparques de la localidad, se organizaron para hacer frente a los depredadores. Cogerlos les costó una intensa persecución entre cerros, por casi ocho horas. Ya arrestados se encontró entre sus pertenencias pieles con el preciado pelaje, partes que fueron salvajemente seccionadas de los lomos de estos animales. Era 2009, y la bravura de los cazadores por conseguir la fibra de este camélido, una de las más finas y costosas del mundo, era tal que no les importaba dejar a su paso numerosas matanzas. “Se valen de la luz de luna llena para cazar”, remarca Juan Carlos Lizárraga luego de narrar el episodio. Él nos conduce en camioneta a la reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, para conocer esta maravilla. Lizárraga es el actual gerente administrativo de ese prodigio natural que comparten las regiones de Arequipa y Moquegua, y que fue nombrada como área protegida natural en 1979. Su zona árida es la característica de toda la extensión de la reserva, campos que no permiten dedicarse a la agricultura y en donde su vegetación en su mayoría son arbustos. Sin embargo, es el ambiente propicio para que más de 670 especies de flora y fauna silvestre pueblen sus -terrenos. Por la falta de vegetación, los 13 mil comuneros de la reserva, estaban sentenciados a subsistir sólo de la cría de llamas y alpacas. Sin embargo, el manejo responsable de la vicuña y de las riquezas de la reserva, están contribuyendo a rescatarlos de la pobreza. REPOBLACIÓN Tomamos la Interoceánica, una carretera que cruza un palmo de este ecosistema natural, que se eleva desde los 2 mil 800 a los 6 mil metros sobre el nivel del mar. En el camino Lizárraga explica el por qué de la saña de los cazadores con las vicuñas. La fibra sucia del animal puede cotizarse en 350 dólares el kilo en el mercado nacional y mucho más en el internacional. “Por ejemplo en Bolivia se paga hasta 700 dólares”, refiere. Tener una prenda a base de este material es todo un lujo. El vehículo hizo una parada en un mirador para que apreciemos a las vicuñas. Agrupadas en familias, esperan su turno para beber el agua que queda en la laguna Pampa Blanca. En esta época sin lluvias el agua escasea. El gerente de la reserva da cuenta que la construcción de la Interoceánica prácticamente partió en dos el lago, dificultando que las vicuñas del otro lado de la vía puedan refrescarse. Este camélido estuvo al borde de la extinción en la década de los años ochenta. Las matanzas agravaron la crisis. En Salinas y Aguada Blanca se contaban con apenas mil 560 vicuñas en 2006. Pero debido a la protección, su población se recupera en la actualidad. El milagro fue obra del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (Desco), un organismo no gubernamental (ONG) que desde el año 2007 tomó la administración de la zona natural gracias a dos contratos con el Estado, y que puso en práctica varios programas. En la actualidad se cuentan más de 12 mil vicuñas. ¿Cómo se logró? Es toda una cadena que inicia con el manejo del agua y termina con el beneficio económico de los comuneros a través de la venta de la fibra del mamífero silvestre. El Chaku Al llegar a Estación Pillones da la impresión de que éste es un pueblo fantasma. Parecería que hoy hay nadie si no fuera porque Sergio Huachani de 48 años, aparece en su moto de patrullaje. Es uno de los 53 guardaparques de la reserva. Estos personajes son piezas claves en el control y vigilancia de la vicuña. Desco los organizó y capacitó. Su labor permite que la caza se haya reducido. “Mi misión es también proteger a la reserva de cualquier amenaza”, afirma. Atrás del anexo, a unos kilómetros está el ganado en estado libre de la Asociación, Protección y Conservación de la Vicuña Anexo Pillones, a la que pertenece Sergio. Si se multiplicarán más estos bellos mamíferos, los beneficios serían mayores en la venta de su fibra a través del chaku. Esta actividad es una tradición donde participa la localidad para esquilar la cotizada fibra. Ruperto Huarachi de 68 años, padre de Sergio, advierte que antes de empezar se hace un pago a la tierra. Listos y sujetando todos una malla de más de 400 metros, del que se sujetan plásticos de color rojo y amarillo, los pobladores encierran a las vicuñas para capturarlas y cortarles el pelaje. En lo que va del año ya acumularon 22 kilos de fibra. Esperan llegar a los 30. En la reserva también se aplica el semicautiverio, donde los camélidos son cuidados en cercos. La Asociación de Criadores de Vicuña de Carmen de Chaclaya (Moquegua) tiene 330 vicuñas encerradas en 80 hectáreas, a dos kilómetros del volcán Ubinas. Su presidenta Marcelina Choque, manifiesta que aunque este año sacaron 19 kilos, siempre hay trabas para comercializar el pelaje. Los intermediarios, que cuentan con permisos para vender la fibra, no aceptan precios justos. “Prácticamente somos sus pastores por que nosotros hacemos todo el trabajo”, se quejó Sergio. En la reserva, la esquila de vicuñas está a cargo de 21 comités que benefician directamente a mil 399 socios, además de lo que participan en el manejo del animal silvestre. Los ingresos, que son repartidos a cada uno de ellos, contribuyen a incrementar la bolsa familiar en estas comunidades que apenas alcanza los 350 soles al mes. Lizárraga sostiene que la reserva puede soportar el doble de vicuñas (25 mil), con los actuales pastizales y bofedales. De alpacas y cosechas El ganado alpaquero de las comunidades de Marcelina, Sergio y de buena parte de los pobladores de la reserva también se han beneficiado. El programa de mejoramiento genético (Promege) emprendido por Desco, ha desterrado la sarna en el 85% de estos camélidos y perfecciona su lana a través del empadre de machos con hembras en buen estado. La libra de lana puede venderse a siete soles. En el caso de las llamas, Promege mejora su carne para su venta. Aunque las ganancias no son muchas son importantes para sus bolsillos. Para Marcelina es poco lo que se hubiera avanzado si no fuera por la “cosecha del agua”, que se basa en la construcción de microrrepresas naturales para almacenar el líquido. Con los embalses se evita la disminución del piso forrajero de los pastos naturales que sirven de alimento de vicuñas, llamas y alpacas, a través del riego por gravedad. Además sirven para recargar los acuíferos subterráneos de la reserva. Desde que se hicieron cargo de la reserva, se cuenta con 29 embalses naturales que no afectan el paisaje del área protegida. Uno de ellos es Orcococha del pueblo Carmen de Chaclaya. “Desde que levantamos el dique (hace 5 años) han aparecido humedales y bofedales”, cuenta Marcelina. La reserva no sólo es un ecosistema único y con muchos potenciales, sino que puede otorgar con el apoyo de autoridades a aquello que ningún modelo económico del país ha entregado a estos pobladores, desarrollo. Interoceánica impacta a reserva Nacional La basura desperdigada por el viento es parte de muchos tramos del paisaje de la reserva Nacional Salinas y Aguada Blanca. Los vehículos que cruzan este ecosistema botan estos desperdicios. Desde que se construyó la carretera Interoceánica este problema es un dolor de cabeza para la administración. Al año realizan entre 5 a 6 campañas de limpieza junto a los comuneros, donde recogen, en cada campaña, hasta 20 toneladas de residuos. Incluso algunos camélidos mueren por la ingesta de basura en vista que estos animales deben cruzar la vía y se acercan a los focos contaminantes. Covisur encargada del mantenimiento de la vía no aporta en la limpieza, señalaron los encargados de proteger este ecosistema. Un punto de contaminación es el mirador en la Laguna Pampa Blanca. Allí, principalmente conductores y tripulantes de camiones dejan bolsas de basura. Por la noche hasta lo usan de letrina pública. Eugenia de 28 años, vendedora de artesanía en este mirador, se queja que tienen que limpiar muy temprano antes de que lleguen los turistas. "Tenemos que hacer respetar la reserva, sobre todo de los que la ensucian y quieren depredarla”, afirma la pobladora, a quien Desco le inculcó la importancia de proteger estos parajes y a la vicuña. En el tramo 5 de la Interoceánica también se registran atropellos de camélidos. Si hablamos sólo de vicuñas, en 2014, los vehículos que sobrepasaron los 55 kilómetros por hora, permitidos en el área, mataron a 31 animales. En este año ya se cuentan 13 muertes. "Los vehículos llegan a acelerar hasta 90 kilómetros por hora", cuenta Juan Carlos Lizárraga, quién administra este ecosistema. La República constató estos incidentes. De camino a Pillones, se observó a una llama inerte a un costado del asfalto. Para proteger a este mamífero se ha prohibido que los turistas se acerquen a las vicuñas. Claves El Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (Desco) amplió el contrato para administrar hasta 2032 la reserva Natural de Salinas y Aguada Blanca, por avances que promovieron. Cosecha de sal. En la reserva también se realiza la "cosecha de sal". Consiste en que comunidades del distrito de San Juan de Tarucani (Caylloma) extraigan burato de la laguna de Salinas. Este recurso es base para producir sal de mesa. La laguna puede llegar a secarse totalmente. Explotación. En la reserva también se extrae minerales, como en el pueblo de Tambo Cañahuas (Yanahuara), pero que son procesados fuera del área protegida. Fuente: La República, 13 de Octubre de 2015, http://larepublica.pe/impresa/sociedad/709847-el-renacer-de-la-vicuna-y-la-fibra-que-teje-el-futuro
Etiquetas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑
  • ¿QUÉ ES INFOALPACAS?

    Sistema de información sobre la cadena productiva de camélidos sudamericanos de la Región Andina.

    VER MÁS

  • CONVOCATORIAS

    Información sobre empleos, cursos y eventos.

    VER MÁS

  • DIRECTORIO

    Instituciones públicas, empresas, organismos no gubernamentales, investigadores y productores.

    VER MÁS

  • TIENDA

    Oferta y demanda de productos y servicios del sector.

    VER MÁS

  • FACEBOOK

  • Información en tu celular

    Si deseas recibir noticias sobre Infoalpacas.com.pe en tu celular, te invitamos a registrarte de manera gratuita a través del siguiente formulario:





    Nombre y Apellidos (requerido):

    País (requerido):

    Número (requerido):